Un hombre llamado French

Por:     Ricardo Amado Castillo (*)


Un hombre llamado French
S
i en algún momento en Estados Unidos ha habido condiciones para que surja una candidatura competitiva por fuera del tradicional Bipartidismo Demócrata-Republicano es ahora. 54% de los electores ven negativamente a Hillary y 58% a Trump. 27% de los electores ven a ambos negativamente[1]. Entraremos a una campaña en la que ambos candidatos buscarán convencer a los estadounidenses de que el otro es peor.

Hillary intentará solidificar el voto Demócrata, y en el camino aceptará alguna de las banderas de los fans de Sanders. Veremos ataques contra Trump como errático, egomaniaco, peligroso, riesgoso, xenófobo, misógino, incapaz y como un hombre que solo busca su beneficio propio. El contraste que Hillary busca establecer es el de “Resultados vs. Salto al vacío”.

 

Trump tiene mas claro como atacar a Hillary. Cuando habla de “Crooked Hillary” busca posicionarla como tramposa crónica y como símbolo del sistema político de Washington DC. La línea de Trump es clara: “Hillary es el sistema, y yo vengo a reformarlo”. Su estrategia buscará consolidar al votante Republicano y Conservador, y convencer a los independientes de que el al menos significa un cambio verdadero al status quo.

 

En medio de esta campaña de ataques muchos votantes reclamarán tener otra opción. La opción de un candidato moderado. La opción de un candidato que no prometa acabar con el otro. La opción de un candidato que sea capaz de reconocer cosas buenas de lado y lado, y que tenga verdadera disposición de trabajar en causas comunes.

 

Hace pocos días se mencionó a David French como un posible candidato presidencial impulsado principalmente por sectores Republicanos y Conservadores descontentos con Trump como su abanderado. French es un veterano de Guerra y Abogado Constitucional. Ser desconocido quizás es más oportunidad que problema.

 

La estrategia de un candidato como French tendría que buscar una re-polarización de “Ciudadanos Independientes contra Partidos”. En la misma línea French tendría que apropiarse del valor de la Unión y desde allí promover un mensaje de “Vengan conmigo todos los que estén cansados de las peleas entre Demócratas y Republicanos”. Esa es la oportunidad y el desafío para French o para quien quiera intentarlo.

 

Hay cansancio con los partidos. Hay deseos de que existan otras opciones competitivas. Sin embargo ya es tarde para implementar una campaña competitiva. Una campaña Presidencial en USA requiere equipos humanos, abundantes recursos financieros, presencia territorial en todos los estados, capacidades comunicacionales para penetrar los medios.

 

Quizás no sea el momento de French, pero la polarización extrema que se avecina en la guerra Hillary vs. Trump hará pensar a muchos ciudadanos que ha llegado el momento de repensar sus lealtades partidistas.

 


Ricardo Amado

 

Ricardo Amado Castillo ha colaborado recientemente en diversos procesos electorales en Argentina, Brasil, Ecuador, y México. Actualmente dicta un curso de posgrado para la George Washington University sobre Movilización de Bases.

Vive en Washington DC.

@ricardoamadoc

 

 

 

[1] Datos tomados de encuesta de Mayo de WSJ/NBC. Referencia: http://graphics.wsj.com/elections/2016/donald-trump-and-hillary-clintons-popularity-problem/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *