República Dominicana igual quiere cambio

Por: Ricardo Amado Castillo (*)


República Dominicana igual quiere cambio

Los resultados electorales muchas veces engañan. El que gana no gana tanto. El que pierde no pierde todo. El que gana no recibe un cheque en blanco. El que pierde no recibe una invitación al destierro. Cuidado con triunfalismos excesivos por parte del PLD y sus aliados. La misma sugerencia para el PRM y el arco opositor: no es el momento de derrotismos y esconder la cabeza.
62% de los Dominicanos han preferido al Presidente Medina para conducir el país por encima de las otras candidaturas. Una muestra de confianza en su liderazgo y capacidad de gestión. Su campaña  ‪#Danilo4AñosMás logró despertar la idea de que un segundo gobierno de Danilo traería mejores resultados.

La victoria fue doble. Además de ser re-electo, ha quedado mas claro que nunca que el Presidente Medina controla el futuro del PLD. El primer gobierno de Medina fue un ejercicio permanente de comunicación de contraste contra su predecesor en términos de mostrar a un Presidente cercano (Medina) contra uno lejano (Fernández).

Los opositores al Presidente Medina y especialmente el candidato del PRM, Luis Abinader, no lograron seducir a la población con sus ofertas de cambio. Faltó contundencia comunicacional y seguramente también faltaron recursos. Sin embargo, hay una inmensa oportunidad en cuanto a la incipiente discusión sobre cambios imprescindibles en el modelo político y económico que debe regir al país.

 

Entre las demandas de cambio sobresale el reclamo por mayor honestidad y transparencia en la gestión de gobierno. Los Dominicanos perciben que la corrupción es excesiva. En la misma línea es necesario acelerar la inclusión social de amplios sectores que continúan viviendo en la pobreza marginados del crecimiento económico que exhibe el país.

 

El PLD ha gobernado Dominicana durante 16 de los últimos 20 años. Muchos jóvenes no recuerdan como era vivir con un Presidente de otro partido. Esos jóvenes anhelan mejores oportunidades y empleos, y en cualquier momento podrían concluir que es momento de probar otro modelo.

 

La oposición debe reinventarse y encarar el futuro con optimismo. Hoy mas que nunca tienen que proponerle al país una alternativa. La agenda de lucha contra la corrupción, mayor inclusión social, y mejores oportunidades para la juventud son solo una muestra de la campaña de propuestas y reformas que no deben esperar hasta las elecciones de 2020.

 

Los resultados electorales son engañosos. Lo mejor que podría pasar es que el PLD y el equipo del Presidente Medina sepan leer las demandas de cambio que reclama el pueblo Dominicano. Recordemos que últimamente en Latinoamérica hemos visto gobiernos muy populares rechazados en pocos meses por los mismos electores que los aclamaban.

 


Ricardo Amado

 

Ricardo Amado Castillo ha colaborado recientemente en diversos procesos electorales en Argentina, Brasil, Ecuador, y México. Actualmente dicta un curso de posgrado para la George Washington University sobre Movilización de Bases.

Vive en Washington DC.

@ricardoamadoc

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *